lunes, 6 de septiembre de 2010

Capitulo XXVIII. Para labrar mi futuro estudie una especialidad

Después de aprobar un pequeño examen me destinaron en San Fernando para cursar los estudios de especialista, por lo que deje de ver a mi hermano durante dos años por la distancia kilométrica que nos separaba.
 Nos despedimos con un abrazo y subí al tren hacia mi nuevo destino en unión de mis compañeros de curso.
Lleguemos a San Fernando y nos incorporemos a la Escuela de Aplicación de Infantería de Marina para estudiar seis meses de especialidad. 
Si la disciplina era dura en el cuartel, en la academia era peor, según los profesores que impartían las clases, tenían que prepararnos con disciplina para que fuéramos buenos Suboficiales y el orgullo de Infantería de Marina.
A los seis meses de estudio nos examinaron.
Sincerándome conmigo mismo me queda el convencimiento de mi esfuerzo y  superación, seis meses era poco tiempo para una persona que no tuvo la oportunidad de estudiar y que apenas sabía leer y escribir, no obstante aprobé y me sentí orgulloso. Mi esfuerzo valió la pena.
Después de terminar el curso me dieron treinta días de permiso y volví a la casa  de mi madre para disfrutarlos con la familia, aunque eché en falta a mi prima Otilia, mi tío había vendido el rebaño de ovejas y no tenía futuro, por lo que decidió irse a trabajar a Vélez Rubio de empleada de hogar.
Lo cierto fue que la extrañe mucho, juntos compartimos una parte de nuestra niñez y la quería casi como hermana.
Consciente de lo poco que cobraba en Vélez-Rubio se fue a Madrid con la esperanza de mejorar con un poco de suerte.
Cuando termine mi permiso fui destinado seis meses con otros compañeros al Tercio del Sur de infantería de marina para seguir estudiando y hacer prácticas.
Seis meses después nos embarcaron durante un año a los aprobados a diferentes barcos de la armada, a mí me tocó la Fragata Vasco Núñez de Balboa destinada en San Fernando (Cádiz) a los demás compañeros los destinaron a otros buques de la armada Ferrol y Cartagena. Después de  un año juntos nos despedimos con abrazos para no vernos nunca más.
El barco de mi destino se estaba reparando en el Arsenal de San Fernando, y fue allí donde renové de nuevo mi contrato con la marina por otros cuatro años con intención de seguir estudiando para suboficial.
Como premio en mi constancia de superación me dieron un mes de permiso que no llegue disfrutar del todo, pues aconteció que vino la Guardia Civil a mi casa con orden de reincorporación inmediata a mi destino, pensé que algo grave sucedía para que me llamaran tan urgente.
Recién incorporado, recibí información que de inmediato nos hacíamos a la mar rumbo al Sahara Español por el conflicto surgido entre españoles y nativos al demandar estos la independencia de España.
Nuestra misión fue solo vigilar la costa de aquel territorio navegando a varias millas de distancia de tierra firme por lo que no tuvimos ningún peligro, obviamente los nativos no tenían armamento de largo alcance. Nuestra única intervención fue un bombardeo en un campamento. Si hubo muertos o heridos nunca nos enteremos ni contestaron el fuego.
A los cuarenta días nos relevo otra fragata y pusimos  rumbo a Las Palmas de Gran Canaria.
Después de seis meses en el archipiélago canario recibimos órdenes de incorpóranos de nuevo a nuestro destino, Departamento marítimo de Cádiz.
Cumplido el año de embarque que exigían para la carrera militar, desembarqué y me destinaron de nuevo al Tercio Sur de Infantería de Marina. Mi nuevo cometido fue de cabo Instructor de Reclutas.

Fragata Vasco Nuñez de Balboa, año 1957

1 comentario:

  1. josan,pasa el tiempo, pero el amor por tu famila y en paticular tu mamá te engrandece, eres de nobles sentimientos,siempre estas volviendo a tu terruño,no todos lo hacen despues de pasar por tantas penurias,empezó a brillar tu inteligencia,que vaya si la tienes,vas avanzando rapido, (te comentaré algo,donde te envian a las PALMAS DE GRAN CANARIAS ,sueño con conocerlas desde pequeña me atrageron, debe de ser un paraiso terrenal, pienso algún dia visitarlas).Ya eres un maestro, que maravilla ,estoy feliz mi pequeño ya casi adulto, tiene responsavilidades, importantes para su edad ,felicitaciones
    un abrazo
    floria

    ResponderEliminar