lunes, 6 de septiembre de 2010

Capitulo XLIII. El Tiempo hasta hoy




En mis memorias da la sensación que me olvide de mis otros dos hijos, Juan José y Alex, pero no es así.
Juanjo contrajo matrimonio con Elena y me han dado dos nietos, Alejandro y Natalia. De este hijo me gustaría decir muchas cosas, la más importante¡¡¡ Que es excepcional como persona y amante de su familia!!!
Tanto Juanjo como Alex nunca me dieron ningún problema, por lo tanto, me siento orgulloso de tener estos hijos tan responsables.
No podría dejar de comentar, que a pesar de las adversidades que me deparo la vida, en algunos aspectos fui afortunado al encontrar a la mujer que compartió conmigo casi toda su vida, juntos nos preparamos para afrontar lo que la vida tiene de bueno y de malo, y en nuestro caso fueron las penas las que ganaron la partida, pero gracias a la fuerza de nuestro amor nos apoyamos en el otro para superarlas y no rendirnos.
Los años de nuestra juventud pasaron y hemos ido envejeciendo al mismo tiempo que criábamos a nuestros hijos, de nuestros años vividos nos queda el convencimiento, que el envejecimiento es como escalar una montaña, mientras se sube disminuye nuestra fuerza, pero una vez en la cima nuestra mirada es más amplia y serena.
Para mí lo primero siempre fue mi esposa y seguirá siendo hasta el resto de mis días, ella fue la que me dio su apoyo para seguir hacia delante, y es por lo que pienso, que en algunos aspectos sí que me favoreció la suerte compartiendo mi vida con esta excepcional mujer llamada Francisca, que como esposa y madre siempre estuvo en el lugar adecuado y según las circunstancias del momento, como ama de casa tiempo le sobró para que prevalezca la más perfecta armonía, y mi pregunta es… ¿De dónde saca esta mujer el tiempo para atender a tanta familia?
Por ello y por ser la mujer que amo le dedico estas memorias.
José Antonio Sánchez.
 
 



Una gran familia, José Antonio, Francisca, Isabel, Juanjo, Alex, Raquel y Noe

                            

















 
 LOS QUE SE FUERON AL CIELO Y VIVEN EN NUESTOS RECUERDOS
Domngo, Paquita y Jorge.


 






POR ÚLTIMO QUIERO CERRAR ESTAS MEMORIAS CON UN POEMA PÓSTUMO DE MI AUTORIA A LA MUJER QUE ME DIO LA VIDA Y QUE TANTO AÑORE ¡¡¡Mi MADRE ISABEL!!!
 

Mi madre Isabel, año 1909/2004
Aquella triste mañana mi madre no despertó, la perdimos para siempre y nos rompió el corazón.
Tras recibir la noticia no tardamos en llegar, rotos por el dolor y derrotados por la indefensión.
Las palabras del doctor derramaron nuestras lagrimas se moría nuestra madre y no se podía hacer nada.
Ante la trágica noticia que perdíamos a nuestra  madre nos envolvió la oscuridad y nuestra impotencia fue grande.
Abandonó este mundo sin poder decirnos nada, pero en la expresión de sus ojos aún pudimos ver el amor que derrochaba.
Temerosos por nuestra flaqueza y ante aquella cuchillada por la vida en la que vivió y sin poder hacer nada.
Con su fortaleza y en vida, a todos nos protegió, pero en un momento fatídico para ella todo acabó.
Ya nunca sería igual y empezamos a sufrir dudando si en el coma profundo, aún nos pudo oír.
Si pensaría en nosotros, si nos vería, y lo más terrible para todos... si sufriría.
Aquella llama de vida que tanto nos protegió, a pesar de nuestro llanto, pronto se languideció.
En aquel lapso de tiempo y abstracto para nosotros nos envolvió la oscuridad y un vacío tenebroso.
La capacidad en el mutismo y la esencia de la nada en aquellos escasos minutos se apoderaron de nuestras almas.
Y pensamos que aquel tiempo fue injusto con nosotros ¿Qué menos que una despedida?, ¿qué menos que unas palabras?
No pudo ser así, el tiempo nos traicionó, se detuvo para ella y nos destrozó el corazón.
Unidos como una piña, sus cinco hijos velamos los resquicios de su cuerpo quedando aletargados.
 No dejamos de mirarla y la cubrimos de besos anegando aquella sala de lágrimas y lamentos.
En aquel lecho de muerte nuestro sufrimir era grande, intentamos transmitirle que nunca hubo culpables.
Que para sus hijos fue todo, que siempre fue nuestro apoyo y con ella se llevaba una parte de nosotros.
Aquel templo para nosotros era solemne y frío, y el ataúd de mi madre nos causaba escalofríos.
Y con ella se fueron todos los sufrimientos que le acompañaron en vida.
Sus secretos y sus temores, su orgullo y sus pasiones, sus desengaños: ¡Cuántos desengaños y lucha sufrida!; y lo de cada hijo con sus tragedias y desdichas…
Fin
 
 
 
 
 
 
 


8 comentarios:

  1. Mi admiracion por tu libro, por tu historia, y por ese amor que no falto a pesar de todo...dios bendiga a tu familiay a ti. ...maria de Los angeles

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu visita a mi blog maria de Los angeles.
    Saludos afectuosos, Josan

    ResponderEliminar
  3. Amigo queridísimo:

    Es bien diferente el leer toda tu historia, a ver los rostros de todas las personas de las cuales contás. A una se le hace carne el observarlas. Acá está registrado casi al dedillo un mundo, Tu mundo, y eso es muy valioso. Sabés de mi cariño grande hacia vos, nuevamente acá vuelvo a registrarlo y a decirte que para mí, sos un amigo ya para toda la vida. Un beso inmenso de Delia

    ResponderEliminar
  4. Aqui termino el libro Josan? con la muerte de tu mami? Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  5. JOSAN. HAS COMPARTIDO TU VIDA CON UNA MUJER MARAVILLOSA,HA SABIDO SUPLIR DESDE PRINCIPIO LO QUE AÑORASTE Y APENAS PUDISTE DISFRUTAR.. TU MAMÁ, SE CONVIERTIO EL TU NOVIA ESPOSA AMIGA COMPAÑERA AMANTE Y MADRE DE TUS HIJOS, CREO QUE DARIAS TU VIDA POR ELLA, DIOS, TE HA DEJADO LO QUE QUIZÁS NO HUBIERAS SOPORTADO PERDER, UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias por compartir tus experiencias y tu vida en éste libro que he leído todo. Pienso que la travesía ha sido larga y largos los aprendizajes, pero también ha habido amor, unión y felicidad. Mis mejores deseos para tu familia y para tí, creo que eres un espíritu de luz.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  7. Amigo Josan he leido tu historia ,como ser humano soy solidario con tus sufrimientos y con tus alegrias , la vida esta hecha de momentos buenos y malos ,y tu saliste delante con la frente en alto te felicito amigo desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  8. Una vida, como muchas, como pocas, una vida llena de vicisitudes, de nostalgia, de angustia, de pequeñas alegrias, una vida, Josan gracias por compartir tus recuerdos te liberas de tantas cosas, desnudas tu alma y la haces poesia. Un abrazo

    ResponderEliminar