lunes, 6 de septiembre de 2010

Capitulo XLI. Mi hijo Jorge.



Jorge empezó a sufrir depresión que no exteriorizaba, y aunque se  encontraba  enfermo nunca le faltaba su bonita sonrisa.
Para paliar la enfermedad el psiquiatra le recetó Trankimazin, que nunca consiguió dejar haciéndose adicto y necesitando cada día más y más.
Este tratamiento fue muy negativo para él y su empeoramiento fue progresando hasta llegar al desinterés por todo lo cotidiano.
Al fin pude ver una esperanza en mi hijo al conocer el amor. A partir de aquí empezó a tener una ilusión y ganas de vivir, era evidente que se había enamorado.
Su chica estudiaba derecho y mi hijo no dudó en ayudar en sus gastos rutinarios, Jorge siempre fue muy generoso con todos. Él nunca le dio valor al dinero y en ella tenía una fe ciega, hasta el punto de entregarle su tarjeta de crédito para disponer de dinero, para sus desplazamientos le compró un coche cargando a su cuenta los gastos de mantenimiento.
 Por nuestra parte la recibimos en casa como si fuera una hija más. De hecho vimos en ella una buena persona y nos conquistó a todos los componentes de la familia, nos creó una ilusión y nos hizo pensar que lo mejor que le pasó en su vida fue conocer esta chica.
Llevaban cuatro años de noviazgo cuando terminó su carrera de Derecho y todo iba viento en popa como se suele decir.
Tengo que aclarar que esta chica tenía una hermana que también había estudiado derecho y trabajaba en un bufete de abogados en Valencia y de hecho influyó para que fuera a trabajar al mismo bufete.
En principio, se opuso para no distanciarse de mi hijo, e intentó buscar en la misma localidad un trabajo, pero ante la imposibilidad de encontrarlo y la presión de sus padres decidió marcharse con su hermana, no sin prometer a Jorge que en la nueva localidad buscaría vivienda para vivir en pareja.
Y lo cumplió, pues al cabo de vivir un tiempo con su hermana encontró un pequeño piso y se fueron a vivir juntos.
 Empezaron una nueva y Jorge encontró empleo aunque no fue del todo de su agrado, pues además del esfuerzo físico estaba expuesto a una temperatura excesiva al tratarse de una fundición.
Además, de estos inconvenientes realizaba una cantidad de horas extras excesivas no bajando de trece cada día, y a veces hasta sábados y domingos. En muchas ocasiones aconsejé a mi hijo que no trabajara tanto por padecer de la columna, pero mis consejos no surtían efecto y la respuesta siempre era la misma, que su novia estaba aprendiendo y percibía pocos ingresos, que tenían que restaurar el piso y mueblarlo.
Jorge y su novia venían a casa casi todas las semanas, y a pesar de seguir con el tratamiento que le receto el psiquiatra le veía mejorado con ganas de vivir e ilusionado. Por lo tanto, mi tranquilidad era evidente, esta chica era la mejor medicina para mi hijo. Fue  como un milagro que le sacó del desinterés por las cosas cotidianas y le hizo entender que bien merece la pena de vivir, amar y ser amado.
Era tanta la confianza y la fe que tenía en su novia que se eximió de responsabilidad dejando que registrara los bienes a su nombre. Gran error que pagaría muy caro…
Con el tiempo fue superándose como abogado y aumentando los ingresos hasta doblar los que percibía mi hijo a pesar de estar reventado de hacer tantas horas.
Un viernes se desplazó a Aragón con su coche la hermana de su novia y esposo para celebrar un juicio en calidad de abogados, al día siguiente lo hizo Jorge con su novia en el tren, los recibimos con besos y abrazos y pasaron todo el día en mi casa como si reinara la más completa armonía en la pareja.
Por la noche se fue dormir con su novia a la casa de sus padres para  regresar al día siguiente domingo por la tarde a mi casa.
Los dos quedaron de acuerdo que Jorge se quedara a dormir en mi casa aquella noche y que regresara a Barcelona en tren al día siguiente, pues según su novia no cabían todos en el coche de su hermana.









1 comentario:

  1. JOSAN,NO QUIERO NI IMAGINAR LO QUE DEBE DE HABER PASADO DESPUÉS DE ESA DESPEDIDA"HASTA MAÑANA SI DIOS QUIERE MI AMOR" TENDRÍA PARA ESCRIBIR LO VIVIDO POR MI HIJO CON UNA DESPEDIDA SIMILAR,PARA NUNCA MAS VOLVER,Y MIRA SI LO HEMOS SUFRIDO,SOLO LA AYUDA DE LA FAMILIA Y LA JUSTICIA PUDO RECUPERAR A SUS DOS HIJITOS.QUE TAMBIÉN SE HABIA LLEVADO JUNTO CON EL HASTA MAÑANA MI AMOR", LE LLEVÓ ENCONTRARLOS 11 MESES,AHORA LOS ESTOY AYUDANDO EN SU CRIANZA,Y ESTOY ENCANTADA DE SENTIRME UTIL Y RODEADA POR SU AMOR, YA VEZ ME TOMÉ TU HISTORIA DE VIDA PARA MI PERO ES ALGO QUE TAMBIÉN ME A COSTADO ASIMILAR, TODOS DE UNA U OTRA NOS VA MARCANDO LA VIDA,COMO DICE CHAPLIN..."QUE LINDO SERÍA VIVIR SI NO SINTIERAMOS MIEDO"PERO ES DURA LA VIDA
    UN ABRAZO
    FLORIA

    ResponderEliminar